Medios de comunicación y RRSS

La no exposición solar y la vitamina D en tiempos de coronavirus

La vitamina D es la encargada de la adecuada absorción del calcio en el organismo previniendo el raquitismo en niños y osteoporosis en adultos, pero también es imprescindible para el buen estado del sistema inmune y cardiovascular.

Actualmente se investiga su relación en la esclerosis múltiple, enfermedades respiratorias, intestinales, cardiovasculares como hipertensión y diabetes e incluso en algunos tipos de cáncer.

¿Cómo conseguimos la vitamina D?

Hay tres formas de obtener Vitamina D:

La comida. Aproximadamente el 20% de la vitamina D que obtenemos es de la alimentación. Por lo que es muy difícil sólo con la dieta alcanzar los requerimientos y por eso muchos de los productos alimentarios del mercado vienen enriquecidos, pero aún así, seguimos sin alcanzarlos.

Los alimentos que la contienen de forma natural son:

  • Pescado azul, moluscos, crustáceos y derivados: Como el arenque, la caballa, el atún en aceite, los langostinos, aceite de hígado de bacalao, etc.
  • Huevo: En la yema
  • Lácteos enteros y derivados

Y en alimentos enriquecidos como:

  • Bebidas vegetales
  • Cereales de desayuno
  • Zumos

El  hecho de no poder salir a comprar siempre que queramos en estos momentos en los que vivimos debido al confinamiento por coronavirus y que se nos acaben los alimentos ricos en vitamina D y no podamos reemplazarlos rápidamente, por ejemplo, el pescado azul, hace que disminuyamos aún más los presencia de esta vitamina.

El sol. El 80% de la vitamina D la obtenemos de la exposición directa a la luz solar.

La falta de exposición solar y la transferencia de actividades físicas (trabajo, deporte, socializar…) de exteriores a interiores, es un hecho en las sociedades occidentales junto al estrés que sufrimos que reduce los niveles de magnesio necesarios para el metabolismo de la vitamina D, son factores que aumentan el déficit de la vitamina.

Entre 15-30 minutos al sol sin protección solar, sería necesario para sintetizar vitamina D. Cosa que en estos momentos de confinamiento, se nos complica. Las personas que tienen terraza o balcón, pueden exponerse algo más, pero para otros muchos, la exposición es nula.

Los beneficios que se pueden obtener de la exposición solar sin protección, son escasos en comparación con los riesgos y las consecuencias negativas de tomarlo  sin protección.

Los suplementos vitamínicos. A los recién nacidos se les suplementa con vitamina D para ayudar al cierre de la fontanela. Pero actualmente, a muchos adultos se les está prescribiendo cuando hay bajos niveles de su marcador en sangre y en países donde apenas hay exposición al sol.

En algunos casos, debido a la situación que actualmente vivimos, habría que valorar la suplementación de vitamina D3, pero de manera controlada, ya que el exceso de suplementación puede producir toxicidad si se hace un mal uso. Habría que consultar en primer lugar a un dietista y/o a tu médico para valorar cada caso.

Factores que limitan la síntesis de vitamina D

  • Latitud y estación del año en la que nos encontremos.
  • La hora del día, siendo las horas centrales del día las mejores para su síntesis
  • La pigmentación de la piel. Las personas de piel más oscura sintetizan peor la vitamina.
  • Los protectores solares que bloquean la síntesis.

¿Cuáles son las cantidades diarias recomendadas?

  • 400 UI/día: Menores de 1 año
  • 400 UI/día: Niños entre 1 y 4 años
  • 600 UI/día: Resto de la población de 5 a 70 años, incluidos embarazo y lactancia y que no requieran cantidades de suplementación específica por déficit o patologías.
  • 800 UI/ día: Mayores de 70 años

Únete ahora y recibe consejos sobre nutrición y próximos eventos

Al suscribirte aceptas la política de privacidad

Deja una respuesta